PROCESO DE ELABORACIÓN

En La Vasconia tenemos la misión de hacer que otras personas se apasionen tanto por la cerveza artesanal como nosotros. 

Lo único que nos importa es  elaborar cerveza artesanal sin complejos, de clase mundial y de la que estar orgullosos. Sin conservantes. Sin productos químicos. No hay sustitutos baratos. Solo cebada, lúpulo, levadura, agua y un sabor alucinante. La Vasconia es una fuente de la que beber y de la cual inspirarse. 

1º La Trituración

Como cualquier viaje, la elaboración de la cerveza comienza con un solo paso. 

 

El grano malteado se mezcla con agua caliente en un proceso conocido como maceración. Es más o menos lo que esperaría dado el nombre: la cebada seca, el trigo y otros granos se mezclan en el agua para formar una sustancia glutinosa que parece una papilla acuosa. Este es el puré. Y es justo en este momento, donde da comienzo el proceso químico (y también la magia...). 

Como la malta está parcialmente triturada antes de empaparse, el agua caliente puede entrar en cada grano individual para exponer los almidones naturales que contiene. Esto es lo que quiere el cervecero, ya que estos almidones se convierten en azúcares por las propias enzimas del grano. Son estos azúcares los que la levadura utilizará más tarde como fuente de alimento para que poder producir alcohol y dióxido de carbono. 

 

A esta mezcla, aun le espera un largo y emocionante camino.

2º Lautering

La siguiente etapa consiste en dejar atrás los sólidos y dejar que el líquido continúe su viaje para convertirse en cerveza. Se agrega más agua a la parte superior del lecho de granos y se deja filtrar, llevando el dulce líquido azucarado. 

 

Esta etapa se realiza en la cuba de puré original o en un recipiente separado llamado cuba lauter, pero necesitará una base perforada para dejar escapar el líquido.

Al principio, la escorrentía, que ahora se conoce como mosto, será turbia gracias a las cáscaras de grano no deseadas y otras partículas. Los cerveceros comúnmente reintroducen estas primeras vueltas en la parte superior del lecho de granos para filtrarlo aún más. 

 

Una vez que el mosto se aclare, será la hora de calentar las cosas...

3º Hervido  

El mosto se transfiere a otro recipiente grande y se calienta. Conocido como el hervidor de agua, el mosto hervirá vigorosamente aquí por más de una hora, dependiendo del estilo de la cerveza. Este calentamiento prolongado detiene la actividad enzimática de la etapa de maceración, fija la cantidad de azúcar que estará disponible para la levadura y esteriliza el mosto al mismo tiempo. 

 

Todo lo que toque la cerveza a partir de esta etapa tendrá que ser estéril. Los cerveceros son notorios fanáticos de la limpieza.

La etapa de ebullición también es el momento de agregar los lúpulos. A menudo también agregamos lúpulo a la etapa de Lautering (y a veces incluso al puré) para aumentar el perfil de sabor. Esto se debe a que el calor altera la estructura interna del lúpulo, libera ácidos alfa y beta, y las adiciones cuidadosamente programadas pueden dar resultados diferentes. Sin se agregue lúpulo antes, se obtiene más amargura. Las adiciones posteriores son más para aroma y sabor.

4º Fermentación

Una vez que se hierve, el mosto se enfría y se mueve una vez más.

 

En el siguiente paso, el cervecero puede relajarse y beberse una merecida cerveza, ya que el trabajo principal lo van a realizarán decenas de miles de millones de partículas, la levadura. 

 

Una vez lanzadas estas pequeñas al recipiente de fermentación, se activan gracias al abundante suministro de alimentos de los azúcares derivados de la malta. Las células de levadura comen, se reproducen y excretan a una velocidad asombrosa. Se monta toda la fiesta allí. Cuantos más azúcares se hayan dejado en la cerveza, mayor será la cantidad de alimentos que ingerirán, lo que significa que el grado de alcohol de la cerveza final será mayor. 

 

Por lo tanto, las grandes cervezas necesitan mucha malta para liberar mucha comida para que la levadura se alimente. Pero el cervecero no puede relajarse totalmente; tienen que juzgar cuánto tiempo puede dejar que la levadura ande de fiesta y comiendo, ya que pueden estresarse cuando la temperatura cambia o se agota el suministro de alimentos. Y eso nos lleva a ...

5º Maduración 

Algunos de los subproductos de la fermentación son deseables (etanol y dióxido de carbono) y otros no (compuestos que hacen que la cerveza sepa mal, como el diacetilo). 

 

Durante la siguiente etapa, el cervecero debe dejar que la cerveza se acondicione (a veces también llamada maduración). Las levaduras se calman y vuelven a absorber algunos de los compuestos no deseados, luego se asientan en el fondo del FV, su trabajo, y su vida útil, se completa. 

El acondicionamiento se puede hacer a diferentes temperaturas, por ejemplo, más frío para hacer las cervezas tipo lager. El objetivo de esta parte final del procedimiento de elaboración de la cerveza es dejar que los aromas y sabores de la cerveza (ahora es cerveza) se desarrollen y redondeen con el tiempo. 

 

La etapa de acondicionamiento puede durar desde unos pocos días hasta meses o incluso años en barriles. El Maestro Cervecero conservará, o retener la cerveza durante el tiempo necesario hasta que todo llegue a su punto. Cuando está contento, va al embalaje.

6º Embalaje 

.Lo único que queda es llevarte la cerveza. En La Vasconia empacamos nuestra cerveza artesanal en botellas y barriles y la enviamos a donde sea necesario. Encadenamos en frío nuestra cerveza para asegurarnos de que los sabores que queremos, estén contigo cuando abras la cerveza y tomes esos refrescantes tragos.

 

Después, salimos a echar unas cañas y al día siguiente volvemos a comenzar de nuevo con la magia. ¡Aúpa!